Copyright 2015
EJARSOFT, S.L.

Evangelio Domingo 24 de Enero y Reflexión

24
ene, 2016
Evangelio Domingo 24 de Enero y Reflexión

Evangelio segun San lucas 1.1-4,4,14-21
Muchos han tratado de relatar ordenadamente los acontecimientos que se cumplieron entre nosotros, tal como nos fueron transmitidos por aquellos que han sido desde el comienzo testigos oculares y servidores de la Palabra.

Por eso, después de informarme cuidadosamente de todo desde los orígenes, yo también he decidido escribir para ti, excelentísimo Teófilo, un relato ordenado, a fin de que conozcas bien la solidez de las enseñanzas que has recibido.

Jesús volvió a Galilea con el poder el Espíritu y su fama se extendió en toda la región.

Enseñaba en las sinagogas y todos lo alababan.

Jesús fue a Nazaret, donde se había criado; el sábado entró como de costumbre en la sinagoga y se levantó para hacer la lectura.

Le presentaron el libro del profeta Isaías y, abriéndolo, encontró el pasaje donde estaba escrito:

El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha consagrado por la unción. El me envió a llevar la Buena Noticia a los pobres, a anunciar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, a dar la libertad a los oprimidos y proclamar un año de gracia del Señor.

Jesús cerró el Libro, lo devolvió al ayudante y se sentó. Todos en la sinagoga tenían los ojos fijos en él.

Entonces comenzó a decirles: “Hoy se ha cumplido este pasaje de la Escritura que acaban de oír”.

Reflexión
Hoy el evangelista Lucas nos ayuda a conocer la misión de Jesús. Jesús sabe que el Espíritu está con él y no tiene miedo a profetizar y dar a conocer la voluntad de su Padre.

Él tiene claro que no viene a gobernar, ni a reinar como los reyes y príncipes de la tierra. Que su misión es la de liberar al hombre de la esclavitud, llevar la Buena Noticia a los más humildes y desfavorecidos de la sociedad.

Por ello deberíamos caer en la cuenta de que seguir a Jesús es actuar y vivir estando cercano a nuestros hermanos, aunque la sociedad nos lleve por caminos de insolidaridad y falta de amor.

Cuando leéis: “Enseñaba en las sinagogas y todo el mundo hablaba bien de él.” (Lc 4,15) no penséis que aquella gente era especialmente afortunada porque oía a Cristo, ni que vosotros estáis privados de estas enseñanzas. Si la Escritura es la verdad, Dios no ha hablado sólo en las asambleas de los judíos de entonces, sino que habla hoy todavía en nuestra asamblea. Y no sólo aquí, entre nosotros, sino en otras reuniones y en el mundo entero, Jesús enseña y busca los instrumentos para transmitir su doctrina.

Del mismo modo que Dios encontró a los profetas, Isaías, Jeremías, Ezequiel, Daniel en tiempos en que los hombres estaban privados de las profecías, asimismo Jesús busca instrumentos para transmitir su palabra y “enseñar a los pueblos en sus sinagogas, y todos hablaban bien de él.” Hoy Jesús es glorificado por muchos más que en aquel tiempo en que fue conocido sólo por la gente de su provincia.

Dep.Comunicación

Últimas noticias

Otra forma de colaborar con la Recogida de Alimentos
Otra forma de colaborar con la Recogida de Alimentos

Además de realizar una compra en los supermercados colaboradores y entegarlas a nuestros voluntarios, puedes traer una caja con los

Cabildo General Ordinario de Elecciones
Cabildo General Ordinario de Elecciones

El martes 13 de noviembre, celebraremos Cabildo General Ordinario de Elecciones en el salón parroquial Marcelo Spínola, sito en la

Campaña Solidaria de Recogida de Alimentos
Campaña Solidaria de Recogida de Alimentos

Desde el lunes 12 al sábado 17 de noviembre, nuestra Hermandad desarrollará, un año más, la Caampaña Solidaria de Recogida

Firma de la compra de la nueva Casa de Hermandad
Firma de la compra de la nueva Casa de Hermandad

Firma de la compra de la nueva Casa de Hermandad.   En la mañana de ayer, 21 de agosto, quedó

Renovación cesión de la Capilla con la Hermandad del Gran Poder
Renovación cesión de la Capilla con la Hermandad del Gran Poder

En el día de ayer, 21 de marzo, quedó rubricado el nuevo contrato entre la Hermandad del Gran Poder y