Copyright 2015
EJARSOFT, S.L.

Evangelio Domingo 1 de Noviembre y Reflexión

01
nov, 2015
Evangelio Domingo 1 de Noviembre y Reflexión

Evangelio según San Mateo 5,1-12a

Viendo la muchedumbre, subió al monte, se sentó, y sus discípulos se le acercaron. Y tomando la palabra, les enseñaba diciendo: «Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos.
Bienaventurados los mansos, porque ellos posseerán en herencia la tierra.
Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos serán saciados.
Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.
Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios. Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios.
Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos.
Bienaventurados seréis cuando os injurien, y os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa.
Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en los cielos; pues de la misma manera persiguieron a los profetas anteriores a vosotros.

 

REFLEXION

En el Sermón de la Montaña, Cristo desborda su corazón, revela los misterios del Reino. Nos da a conocer la sabiduría de Dios y la clave de la felicidad: sembrar con paciencia para recoger los frutos llegado el tiempo, pagar el precio justo.

Los hombres de hace cincuenta o sesenta años sabían que si alguien quería una buena cosecha, tendría que trabajar muy duro durante todo el otoño y pasarse la primavera escardando sus campos. El alfarero, el zapatero, el herrero, todos ellos tenían muy bien sabido que si querían producir más, les hacían falta más horas de trabajo, más mano de obra…

Nosotros, con nuestra tecnología, nos hemos acostumbrado a lo automático, a lo fácil, lo cómodo. A encender la televisión desde la cama con un botón, a abrir la puerta de casa desde el coche, a viajar cómodamente con la visa… pagando después.

A la gente de nuestra época se le atrae así. Si quieren vendernos algo, que sea rápidamente y sin complicaciones.

Si algo ha de producirnos comodidad, alegría, felicidad, placer, tiene que ser al instante, sin tardar. Si se oprime el botón, es para que el trabajo quede listo en un momento. No queremos trabajos sin frutos inmediatos. Queremos la mayor cantidad de bienes con el menor esfuerzo. Es la moda.

Y sin embargo, Cristo, desde la montaña, usa un vocabulario completamente opuesto: Si quieres ser feliz, siembra hoy para cosechar mañana; lucha hoy, para triunfar en el futuro; sacrifícate ahora para recibir los frutos después.

Cristo nos propone abandonarnos a nosotros mismos para seguir su Evangelio. No consentir a las pasiones. No ser tan delicados. Aguantar y ser firmes ante el sufrimiento. Ser generosos y aceptar el dolor por amor a Él, como un medio seguro para conseguir la ansiada felicidad. El Reino de los cielos no se consigue con palancas y botones sino con sacrificio y amor a Cristo.

Dep.Comunicación

Últimas noticias

Grupo infantil Dulce Nombre
Grupo infantil Dulce Nombre

Nuestra Hermandad pone en marcha una nueva iniciativa donde nos centramos en el entretenimiento y formación de los hermanos comprendidos

Igualás para los hermanos costaleros
Igualás para los hermanos costaleros

De acuerdo con el reglamento de régimen interno y, a fin de conformar las cuadrillas de nuestros pasos para la

Renovación del compañamiento musical del misterio
Renovación del compañamiento musical del misterio

Nuestra Corporación firma acuerdo con la Banda Nuestra Señora de la Victoria para el acompañamiento del paso de misterio en

Sorteo del Niño 2023
Sorteo del Niño 2023

Puedes adquirirlos en la casa de Hermandad durante los horarios habituales o los establecimientos colaboradores de la Parroquia.

Funcion en Honor a San Juan Evangelista
Funcion en Honor a San Juan Evangelista

Hoy , festividad de San Juan Evangelista, celebramos  la función en honor de Nuestro Titular a las 20:00 horas. Ocupará la Sagrada Cátedra